sábado, 5 de diciembre de 2009

La unión perfecta

Unir a dos grupos parece cosa imposible, por lo menos entre seres humanos! Las rivalidades, ciertas o inventadas, los EGOS y las pequeñas o grandes diferencias, hacen que las uniones sean, sino imposibles, muy frágiles. Por suerte no ocurre lo mismo con nuestros árboles!!!
En este artículo quiero mostrarles como la unión de dos grupos hace que el resultado sea más hermoso que la simple suma de ambos.
Este bosque, conformado por ficus benjamina natasha, lleva conmigo cerca de 10 años. No se trata de una gran obra ni de un trabajo "serio", sino el fruto de la impaciencia de mis primeros tiempos en este arte. Fue armado desde pequeños plantones adquiridos en un vivero, a los que solo se los planto juntos en una losa muy angosta. Hace años que no se trasplantaba, así que al llegar la pasada primavera decidí meterle manos. Pero también contaba con este otro grupo, que fue formado solamente un año después del otro. Como ninguno de los dos me llegaba a convencer por separado, pensé en unirlos y obtener a partir de estos un mejor resultado.Comencé cortando pequeñas porciones de sustrato entre las raíces.Y fui probando como quedaban juntos... Al primer grupo no lo separé, ya que me pareció interesante agrandar al mismo, y no crear algo totalmente nuevo.Creamos el muro de contención con arcilla y turba, y sujetamos firmemente los árboles a la losa.Walter, mi buen amigo y asistente, en plena tarea de introducir el nuevo sustrato entre las raíces.Lógico, con ayuda de un palillo.Arreglamos los bordes del muro de contención, para que no parezca una torta, sino una extensión del suelo.Este es la imagen final. Todavía tiene que madurar, pero el resultado de este trabajo me invita a recorrerlo con la imaginación.
Pienso en voz alta: No podemos ser un poco más parecidos a nuestros árboles, dejar nuestros egos de lado y conformar una gran hermandad de aficionados al bonsái? No sería bueno?

2 comentarios:

Fabian dijo...

Hola Martín:
Como bien decís, los árboles no discriminan, al igual que la música.
Los árboles conviven con otros al igual que la música convive con quien la elige para hacer su vida placentera.
Vos sos como la música, quien elige tus notas y tus trabajos para aprender y hacer la vida y ésta actividad placentera es lo que cuenta.
Difícil es aprender esto; pero construir es lo que vale.Con eso es suficiente.
Gracias por enseñar...
Que tengas un feliz año nuevo junto a tus seres queridos.
Un GRAN ABRAZO !!!
FABIAN

guillermop dijo...

Los arboles y la musica pero la gente si, fijate sino en las exposiciones quienes muestran sus arboles siempre los mismos cuatro cinco mas de esos no. no hay una seleccion previa no dejan que nadie participe, hay que hacer como hacen los japoneses con sus bonsai si primero no esta bien sus raices no se los toca de arriba y aca pasa lo mismo...disculpen si no estoy de acuerdo esto nunca cambiara hasta que no cambie la gente.